Sobre el Año de la Productividad

El 26 de noviembre de 2015, la Presidenta Michelle Bachelet declaró el 2016 como el “Año de la Productividad”, efectuando un llamado a los distintos actores sociales a poner la productividad en el centro de las discusiones y a aportar con ideas y trabajo concreto.

¿Por qué?

Porque durante los últimos años, la economía mundial ha transitado hacia una nueva fase caracterizada por la reducción de los precios de las materias primas y un menor crecimiento de las economías emergentes. Este escenario internacional ha afectado a Chile tanto en el ritmo de su crecimiento y como en el dinamismo de su productividad.

En este contexto, elevar la productividad, esto es, producir más con los recursos que se cuenta, resulta fundamental para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Una mayor productividad se traduce en mayor acceso a bienes y servicios de calidad, y permite a las personas disponer de más tiempo para distintas actividades.

¿Es la única agenda del Gobierno que contempla la productividad?

No, ya en mayo de 2014 la Presidenta anunció la “Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento”, que incorporó un conjunto de medidas en distintos ámbitos destinadas a fomentar la diversificación productiva; la atracción de inversiones, la innovación y el emprendimiento; la competitividad de las empresas de menor tamaño y la eficiencia en la gestión del Estado. Todo esto se traduce, en última instancia, en mejorar las condiciones de largo plazo para aumentar el potencial de crecimiento, retomando un ritmo de crecimiento más elevado. La mayor parte de estas medidas ya han sido implementadas y comienzan a dar sus frutos, mientras que hay otras en camino de concretarse.

¿Por qué la necesidad de una nueva agenda de productividad?

Porque elevar la productividad de Chile no es solo tarea del Gobierno, sino que un desafío que compete a todos. Por eso, tras la declaratoria presidencial y el llamado al aporte de los distintos actores, la Comisión Nacional de Productividad y el mundo empresarial entregaron sus propuestas, que fueron recibidas por la Presidenta. 

De esta manera, el 30 de marzo de 2016 el Gobierno anunció un paquete de 22 medidas para impulsar la productividad y ampliar la capacidad de crecimiento de la economía, un conjunto de iniciativas que es fruto de la colaboración entre el Gobierno y el sector privado, y que responden al compromiso del Comité de Ministros del Área Económica con la Presidenta.

Las iniciativas, que se concretan mediante decisiones administrativas y ajustes legales, se concentran en tres ejes: expandir el financiamiento, promover la exportación de servicios y simplificar trámites para facilitar el emprendimiento y la inversión.